martes, 9 de marzo de 2010

SOBRE EL AFEITADO


-"El afeitado es algo más que un engaño al público. Es una traición al compañero. Es una competencia desleal para vender mejor que el vecino. Di que lo digo yo. Di que eso no es de hombres. Que venda más caro el que tenga mejores toros, pero no el que más prisa se da en meterlos al mueco...".


-"Y si quieren humanizar la Fiesta, que los afeitan todos. Por mí que los afeiten todos, pero para los pobres muchachos que están empezando, que no ven un duro cuando acaba la corrida. Pero para las figuras... ¡ni hablar! El dinero de los toreros debe estar en relación con los pitones de los toros que matan. A los que más cobran deben echarles los más cornalones... Y a los otros... A esos, por mí, como si se los ponen mochos...".



Parte del artículo "Paco Escudero, antes y después" del libro de Alfonso Navalón "Viaje a los toros del sol" en el que el ganadero Francisco Escudero Muriel da su interesante opinión respecto tema del afeitado.

3 comentarios:

En Barrera dijo...

"El afeitado claro que ha existido, pero siempre dentro de los límites aceptables para que el público no lo note". Juan Pedro Domecq.
Ver entrevista completa aquí: http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=43758&id_edicion=5007&salto_pagina=0
Yo cuando lo leí me quede sin palabras.

Oscar dijo...

Una frase así, solo puede salir del subconsciente de un autentico golfo.

¿El afeitado es aceptable si el público no lo nota? !!Toma ya¡¡

emiliolentisco dijo...

Esta es la pregunta y la contestación exacta:

XL. Otra cosa muy distinta ocurrre con el afeitado. ¿O va a decirme que es otra leyenda urbana?
J.P.D. Hombre, el afeitado ha existido, claro que ha existido. Lo que pasa es que siempre dentro de los límites aceptables para que el público no lo note. Más que nada porque, en cuanto el público nota que el toro no embiste de una manera natural, se queja, protesta y lo echa para atrás. Se ha afeitado en menor grado de lo que se ha querido contar. Aun así, cuidado, como un toro coja a alguien, por muy afeitado que esté, sigue siendo un toro. Y en la plaza hay 70 personas ayudándote. Sin embargo, como el toro te coja en el campo, no hay defensa posible.

No creo que J.P.Domecq en esa contestación "apruebe" el afeitado. Yo entiendo que dice una verdad como un templo; "Siempre se ha afeitado sin que lo note el público". Lo cual no justifica que se siga haciendo ni que se apruebe esa práctica.
Vamos digo yo...