miércoles, 12 de diciembre de 2007

UN TESORO QUE SE PIERDE

Hace unos días me informé sobre si habían desaparecido totalmente las ganaderías de la Viuda de Alicio Tabernero y Los Majadales- mismos propietarios-. Eran los únicos que tenían las dos ramas en las que se dividió el encaste Vega-Villar. Por un lado lo que Alicio Tabernero le compró directamente a Vicente Charro – antes Juan Cobaleda, puro de Encinas – y por otro el ganado que poco después adquirió a Arturo Sánchez-Cobaleda.
Pues bien, es cierto que hace un par de años eliminaron casi todo lo bravo, le quedan unas cuantas reses, porque se cansaron de luchar y entendieron que el ganado manso y los caballos –su pasión- dan menos disgustos.

4 comentarios:

Rafa dijo...

Efectivamente, así fue. Una pena. Además, tanto el tío como los sobrinos son grandes aficionados. Y los toros eran una auténtica preciosidad en cuanto a lámina. La realidad es que si entras en la lista negra de los taurinos, no te queda más remedio que comerte los toros con patatas (y si no llega a ser por Navalón y por Ruiz Miguel, es posible que Victorino hubiese acabado igual que los ganaderos de Topas). Saludos desde Tarragona.

Alberto_topas dijo...

Algo tienen todavía, por lo menos se ven toros en la finca. Este verano que yo anduve por allí por lo menos se veían en el cuarto de la ribera. Algún día te contaré el miedo que pasó un vecino mío con uno que se les escapó. Subió a una encina de un brinco y eso que está medio rengo. Desde entonces le hizo unas escaleras de ladrillo a la encina, pá por si acaso se les volvía a escapar un toro a los de la viuda. Es cómico ver la encina con las escaleras. Digo...

Sánchez-López dijo...

¡Hay que conseguir una foto!

Alberto_topas dijo...

No preocuparse, que en cuanto vaya por el pueblo estos dias "arretrato" la "encina con escalera" y te la paso, que es digna de un post. El tipo pasó miedo de verdad, seguro que dejó zurrapas en los calzones. Digo...