viernes, 6 de julio de 2007

ÚNICOS

“Los toros de Molero gustan a los toreros”. Esta frase se hizo muy frecuente durante las décadas de los sesenta y de los setenta. La suavidad de estos toros les hizo gozar de un cartel torerista que duró hasta mediados de los ochenta del siglo pasado.

El origen de esta vacada se remonta a 1908 que es cuando Victoriano Angoso, de Buenamadre (Salamanca), forma su ganadería con vacas de Veragua y sementales de Eulogio Oñoro. Más tarde añade dos sementales del Marqués de Saltillo. En 1920 heredan sus hijos Amador y Manuel Cesáreo Angoso, que compraron al Conde de Santa Coloma el semental Navajero. Unos años después adquieren otro reproductor de Santa Coloma llamado Miñoto y otro de Saltillo de nombre Ganchón.
En 1930 se separan los hermanos Angoso y la parte de Manuel Cesáreo es vendida en 1941 a la viuda de Molero. La ganadería se traslada desde tierras salmantinas a la finca zamorana “La Granja”. En 1945 pasa anunciarse como Hermanos Molero aunque no es hasta 1952, año del fallecimiento de su madre, cuando se convierten en propietarios. José Molero Sánchez formó una "ganadería filial" que estaba inscrita en la Asociación.
Los toros de esta procedencia, únicos, eran muy parecidos morfológicamente a los santacolomas, pero la variedad de pelajes que presentaban eran las típicas de su origen vazqueño. Su comportamiento era muy irregular, pero durante algunos años estuvo entre las predilectas de las figuras.
De la última época en manos de los Molero hay tres toros para el recuerdo; eso sí, en plazas de poca relevancia. El primero fue Parrilero, lidiado por Esplá en la feria de San Pedro Regalado en 1982 que tras una faena memorable cortó los máximos trofeos y el astado recibió la merecida vuelta al ruedo. Al termino del festejo el mayoral y los ganaderos también dieron la vuelta al anillo. Otro toro fue Cerillero que correspondió a El Soro en la feria de Valladolid de 1982 y que recibió los honores del pañuelo azul después de que se solicitara su indulto. Y tercero fue Coquillero, lidiado por Espartaco en Zamora en el año 1985 y que se ganó la póstuma vuelta al ruedo que también dieron al termino del festejo los ganaderos y el mayoral.
El profundo bache en el que entró la vacada a últimos de los ochenta obligó a los Molero a venderla. En 1998 la compró Rivera Ganadera S.A. y dos años más tarde fue Roberto Domínguez el que se hizo con el hierro. Tras deshacerse del ganado adquirió una parte importante de la ganadería de Daniel Ruiz. Así desapareció una vacada distinta, unos toros diferentes que ni eran santacolomas, ni saltillos, ni vazqueños. Eran únicos.



P.D.- Dedicado a Dealvaro.

4 comentarios:

kaparra dijo...

ya me corregiras ,pero yo habia leido por ahi que cogieron una enfernedad de estas y hub o de matar todo. creo que en la granja actualmente hay viñas.

javier dijo...

Yo había oido que la finca la compró Alejandro Fernández (el de Pesquera), por el nombre de "Rivera Ganadera" deduzco que sea la sociedad de ese viticultor. En un principio al parecer quería mantener la ganadería , pero la abandonó muy pronto.

Civilon dijo...

Javier esta en lo cierto esa finca la compro Alejandro Fernandez propietario de las bodegas del mismo nombre y que elaboran el afamado tinto Pesquera.
Esta finca ha tenido siempre viñedo, ahora mismo se comercializa vino tinto que tiene el mismo nombre que la finca "La granja".
El bodeguero la compro porque es una finca con viñedo viejo y en produccion y tiene una casa y bodegas muy curiosas, pero de ganadero cero patatero, el hierro se lo compro Roberto Dominguez que lo anuncia a nombre de "Valdeterrazo" pastando sus reses en tierras pacenses en la carretera entre Cheles y Villanueva del Fresno.
Por otra parte esas vacas fueron las que destaparon la crisis del centro tecnologico del toro de lidia.

dealvaro dijo...

Muy buena información Civilón.

La última corrida de esta ganadería que tuve la suerte de presenciar en directo tuvo lugar en Valladolid en una novillada en la que uno de los acartelados era, si nal no recuerdo, Javier Castaño. Los animalitos desbordaron a los novilleros (que parecían señoritos de cortijo andaluz) derrochando casta.

Una lástima su pérdida.

P.D. Muchas gracias Vicente.