jueves, 9 de octubre de 2008

MÁS CARRETONES EN ZARAGOZA

Resulta que sale un toro con chispa, pidiendo los papeles y se le rompe la mano. El resto de la corrida de Fuente Ymbro ha sido un empacho de sosería jerezana, de falta de transmisión y de excesiva tontez, que algunos confunden con nobleza. Tan justitos de raza, que casi todos han hecho más cosas de manso que de bravo.
Los del Plus se ve que hacen buenas migas con Gallardo porque tratan de justificar la corrida con un descaro tremendo. ¿Por qué no le sacuden igual que hicieron con Luís Guillermo, con Adolfo o con Nicolás? No sean tan desvergonzados señores, que el petardo de hoy también ha sido gordo. ¿No ha sido esta vacada la precursora de las malditas fundas? Entonces, ¿por qué ha salido la corrida más sospechosa de pitones de todo lo que se lleva viendo en el coso zaragozano? Se me olvidaba que Daniel Luque estaba en el cartel…




P.D.- ¿No serán estos toros hijos de alguno de los muchos “fuenteymbros” indultados en esas plazas en las que no hay suerte de varas y sólo hay faena de muleta?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

estas corridas fueron vistas en el campo por ciertos señores ahora que?
se hicieron pasar por veterinarios para husmear asi que ahora a callar

Albaserrada dijo...

Disculpe un momento señor anónimo, ¿me tengo que callar en mi propia casa?

graciliano dijo...

Yo toro indultado, con el debido respeto, presento a su P.D. las siguientes

Alegaciones

Primera.- Si no recibí la tres varas no fue por no querer tomarlas, fue por haberseme cambiado el tercio.

Segunda.- Admito que en ese momento me sentí aliviado porque no vea como impresiona tener que toparse con los arreos que le ponen a esos caballones y el caballón mismo, parece imposible menearlo por más que uno empuje.

Tercera.- Que si fui pero no fui en el único picotazo que se me propinó fue a causa de lo mal que se me colocó en suerte.

Cuarta.- Que en la dehesa, cuando añojo, me tuvieron con los sementales que habían sido tentados en la finca y todos coincidían en que había que demostrar que ibas a más en la segunda y posteriores varas, por lo que no dí mucha importancia a irme un poco suelto en cuanto me ofrecieron un capote al salir del picotazo.

Quinta.- cambiado el tercio fue imposible ver mi comportamiento en las varas que ya no tomaría.

Sexta.- pese a lo mal que se colocaban los peones y matadores, a los mantazos que me daba mi lidiador y a lo en corto -casi a traición- que me cogían los banderilleros y lo en largo que me cuarteban saeteándome desde el cuello; fui a más de par en par en banderillas, sin dolerme.

Séptima.- pese a las probaturas de mi matador yo embestía por derecho desde el primer momento y quería repetir la embestida pero me cortaba los viajes y las series.

Octava.- cuando se convenció que yo embestía de dulce ya me había arreado treinta trapazos y mi fatiga ya era grande. Pese a ello cuando se puso en el sitio y me ligo y llevó largo yo le seguí la muleta diligentemente ¡a mí me gusta el buen toreo como al que más!

Novena.- ya no podía con los bofes, riete tú de si duele más un puyazo estando uno entero o repirar después de doscientos pases, empezaron que si sí o si no el indulto y a mi matador -se lo perdono porque sé que buscaba salvar mi vida- le dió por adornarse propinándome doblones con cambios de mano que se convertían en tres pases en uno y yo seguía la muleta no me pregunten cómo.

Décima.- que mi ganadero tuvo a bien, una vez repuesto, casi palmo del estrés, destinarme mi harén sin hacerme pasar por la placita de tientas, donde con el caballo y petos de la finca, no lo duden, habría dado un juego excelente en cinco, seis o más varas. Prueba de la que ahora, que me he hecho a la buena vida y dado que mis hijitas van saliendo buenas, pido que ya se me dispense.

Por lo expuesto

No habiendo sido culpa mía el no haber recibido tres varas y no habiendo hecho nada feo en el resto de mi lidia

Suplico
a Vd. me otorgue el título de bravo, y no cuestione mi indulto.

Gracia que espero obtener del recto proceder de Vd. a quién Dios guarde muchos años.

Albaserrada dijo...

Amig@ Graciliano, no por estar indultado un toro ha de ser BRAVO, ¿Sabe usted que muchos indultados no han sido buenos sementales?
Y sobre lo de los años, que usted lo vea.

graciliano dijo...

Amigo, amigo, déjate de "algarrobas". Claro que no todos los toros indultados son bravos, ahí ya entramos en los indultos justos o injustos, pero si solo indultáramos a toros que reciban tres varas...

El ganadero debe decidir si para él el toro fue bravo o no, y si encaja en su plan de selección o no.

Sobre que sea o no buen semental también a cada macho aprobado en la finca hay que aplicarle la prueba definitiva: ver si transmite sus buenas condiciones a sus descendientes, ver si "liga".

Un toro indultado o se le escapó al ganadero o fallaba en los requisitos de tipo y reata. "Idílico" a mí me parece un toro feo y nunca lo habría tentado por esa causa. Cuestión de buscarle novias guapas.

Saludos, que yo lo vea y le vea de ganadero.