viernes, 27 de marzo de 2009

TOROS Y CABALLOS (I): VILLANUEVA DE CAÑEDO

La historia de esta familia ganadera comienza en 1947 cuando Don Alicio adquiere la vacada que entonces tenía Don Vicente Charro en los prados de Llen, y que este último había comprado ocho años antes a Don Juan Cobaleda, cuñado de Atanasio Fernández. Este ganado procedía la división que en 1931 efectuaron los hermanos Villar, en concreto se trataba de una parte que Vitorio Villar le vendió al ledesmino José Encinas.
Unos años más tarde se hace con un lote de reses de Don Arturo Sánchez Cobaleda, procedente de la otra rama en que se había dividido el encaste Vega-Villar.
El único ganadero que se hizo con las dos ramas de este emblemático encaste fue Alicio Tabernero de Paz.

Fue en la década de los cincuenta cuando comenzó a cosechar sonados triunfos con toros de muy alta nota como Palmito lidiado en el año 52 en Las Ventas y Gitanazo en Zaragoza dos años después. En esos años también destacaron una gran corrida en Sevilla el 22 de junio de 1952 y otro gran festejo en Barcelona el 13 de abril de 1958.
A la muerte de Don Alicio la ganadería se anuncia en los carteles como Viuda de Don Alicio Tabernero aunque son sus hijos Alicio, Francisco y Jesús Tabernero Hernández los que se hacen cargo de la misma.
En los años 60 decayó el juego de la vacada, aunque seguían lidiando en las grandes ferias y en 1965 en Arles cosecharon un gran triunfo.

En 1979, quizás para darle un nuevo impulso, sin salirse de la misma sangre, los hermanos Tabernero deciden hacerse con la ganadería que se lidia bajo el nombre de Castillejo y que era propiedad de José Luís Cobaleda González – hermano de Arturo Cobaleda, dueño de “Barcial”-. Esta vacada era la antigua de “Barcialejo” – Ignacio Sánchez Cobaleda-. El nuevo hierro se pasó a anunciar como Los Majadales y si bien todo el ganado era el mismo las dos ganaderías se llevaron durante años separadas.

Desgraciadamente, como otros muchos, pasaron de lidiar varias corridas en las ferias a vender unas cuantas novilladas y progresivamente la ganadería fue mermando.
En la actualidad se han cansado de luchar, igual que muchos, contra el “sistema” que no acepta otra clase de toro que no sea del encaste domecq o derivados. Hace unos años se quedaron unas cuantas vacas por puro romanticismo, por seguir gozando con la tienta de una erala superior, por continuar viendo los toros sestear en la ribera de Cañedo, por seguir escuchando el turreo de esos bellos patasbalancas que desgraciadamente desaparecen poco a poco del Campo Charro. Y en Villanueva de Cañedo también se cansaron del toro bravo y ahora disfrutan del caballo, la otra pasión de esta familia.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bonito, una pena que se hayan rendido, esperemos que acabe pronto la moda esta

Toros20 dijo...

Es una pena lo que está pasando con los patas blancas. Son, bajo mi punto de vista, lo toros más bellos que hay. Y la parte de origen Galache con una clase excepcional en la embestida

Anónimo dijo...

Vicente, ¿de verdad que esta gente ya no tiene toros? ¿mataron la ganadería o vendieron las vacas? si es así, ¿a quién?
Joder, qué pena, con lo hermosa que es la finca y la de veces que uno correteaba por allí de chico...

UN ABRAZO, Amigo

LEAL A UCEDA

Anónimo dijo...

Un gran desastre ganadero. En pocos años quedarán muy pocos hierros con encastes diferentes a lo que no sea Domecq. Ayer ojeaba un libro, "Genealogia Grafica de las Ganaderias Bravas", creo que se titula así, editado a finales de los setenta ó primeros de los ochenta y en aquellos años aún existían bastantes hierros con otros encastes y muchas más de las que actualmente figuran como Vega Villar y otras como D. Arturo Sanchez y Sanchez y su hermano D. Ignacio con sus Trespalacios y otros muchos que han desaparecido.Aunque hay que reconocer que ya en aquellos años,los origenes de los hierros, no garantizaban las reses, quiero decir que algunas casas ganaderas estaban en trance de desaparecer, unas por temas de herencias y otras por problemas economicos y algunas veces las reses existentes en algunas ganaderias era puramente testimonial para poder seguir manteniendo los derechos.
Una verdadera pena, no haber podido ó sabido mentener esta riqueza genetica.
Un saludo a todos.

Un Aragones

Anónimo dijo...

Hace unos días solicitabas ayuda? para escribir sobre ganaderoa antiguos, entonces te dije sobre lo de Valrubio, pero creo que tambien podrías hacerlo de los hermanos Sanchez y Sanchez, del Vizconde de Garcigrande y ahora me viene a la cabeza una crónica de Alfonso Navalón sobre la ganaderia de Higinio Luis Severino, de la que vi lidiar alguna corrida y novilladas en Zaragoza muy buenas.


Saludos


Un Aragones

Anónimo dijo...

muy pronto menos dos o tre encastes antuguos,se perderan todos lo que quedan en unos años,la mafia del monoencaste domecq es una mala epidemia mafiosa,nos quedaremos sin riqueza,variedad,y raza,apuntenlo bien señores GANAEUROS....

Anónimo dijo...

Anonimo, entonces eress amigo de la familia?

Anónimo dijo...

Leal a Uceda, eres amigo de la familia?