viernes, 16 de abril de 2010

CASTA: ¡BENDITA PALABRA!

"... La realidad es que en los últimos años los "victorinos" han incrementado notablemente su calidad y su regularidad, aunque a costa de perder FIEREZA, CARACTER Y FORTALEZA FISICA".

Esta frase, sacada del libro de Adolfo Rodríguez Montesinos "El Toro de Santa Coloma" -escrito hace más de una década-, resume perfectamente la situación actual de la vacada de Victorino Martín.

La corrida que ayer se lidió en Sevilla con el hierro de la A coronada se presentaba como la reválida necesaria, como la ocasión perfecta para dar el golpe encima de la mesa y decir "aquí estoy yo"... Pero nada, sucedió lo que ya lleva un tiempo pasando: DECEPCION MAYUSCULA. Y van...


Hablar del mal juego de los toros sería ya repetitivo, pero sí quiero señalar que es el segundo año consecutivo que se devuelve un "victorino" en Sevilla y ojo que pudieron ser más... Cierto es que sin ser ninguna eminencia en los caballos se les pico tremendamente mal. La lidia en la mayoría de los casos brillo por su ausencia y con esto no justifico ni mucho menos la falta de casta de la que adoleció la corrida. Porque para mí ese es el tema: llevamos tiempo viendo en esta ganadería una alarmante falta de CASTA, esa que mueve montañas, la que hace crecerse a los toros, la que transmite emoción al público... Bendita palabra: CASTA. Y es que "diluirla" es muy fácil, pero volverla a condensar, a recuperar, es tremendamente difícil. Aunque después del "berrinche" de ayer, tengo esperanzas porque en mi cabeza siempre estarán Murciano, Gaditano, Madrugador, Vencedor, Cobreño, Mísero, Melonito, Borgoñés, Polvareda, Gallareto...

Y aunque la cosa pinta gris oscura, casi negra, me niego a pensar que este bache no se pasará aunque muchos estén deseando que dure muche tiempo. Querido Victorino: no les des ese gusto, por favor.

8 comentarios:

Emilio J. dijo...

Vicente, tengo oido que Victorino tiene algunos reductos en la ganaderia que en caso de crisis de casta acude a ellos, cuando las cosas van bien simplemente los mantiene ahí para cuando puedan hacer falta, ¿sabes si es cierto?

Anónimo dijo...

Jajajajaj! Qué bueno Emilio! Y cuándo no hace falta la casta?? Querrás decir que echa a padrear a cuatro hijos del demonio y vuelvan las alimañas. Claro, que será difícil ver a uno con el morro por el suelo y haciendo el avión! Emilio, seriedad!

JHC

raul dijo...

Victorino puede con esto y con mucho mas, no le va a dar el gustazo a mas de uno, algo tendra duardado en la chistera

Emilio J. dijo...

No veo falta de seriedad en mi pregunta como tampoco veo donde a leido que no hace falta la casta. Y bienvenidas sean las alimañas.

Anónimo dijo...

Emilio, dices que tiene una reserva y la reserva no se usa, por lo que insinúas que hasta ahora no le hacía falta casta. Y, por supuesto, las alimañanas sean bienvenidas siempre y cuando el que no lo sea humille con entrega y poder. Las alimañanas, mezcladas con toros que merodean alrededor del torero con la cara a media altura es síntoma de falta de casta, de raza, de entrega y de poder. Y estos son los últimos síntomas que se ven en las corridas de Victorino.

La reserva es lo que se le enciende a esta ganadería, síntoma de que le quedan pocos kilómetros. Y conste que no me alegro, sino lo contrario.

JHC

Emilio J. dijo...

No digo, sino pregunto y tampoco lo que usted cree,y no a usted, sino a Vicente ¿queda claro?

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Calma, señores, tranquilidad que no quiero que se enzarcen... Aquí todos opinamos libremente, y ambos tenéis razón. El fondo de vuestros argumentos es el mismo: EL BACHE ES MUY PROFUNDO, y no es fácil volver a tener buen vino si te has pasado durante años echándole agua... Pero yo, por lo menos, tengo esperanzas.

Anónimo dijo...

Como bien dices Vicente, está complicado, pero esperemos que recupere lo antes posible aunque en estos casos las cosas si se van de la mano no es fácil...a ver Zaragoza el día 25...deben reflexionar seriamente
Pgmacias