lunes, 18 de junio de 2007

LAS PELEAS

Son frecuentes los encontronazos entre reses bravas, y muchas veces las consecuencias son fatales. Los momentos de mayor tensión llegan a la hora de repartir el pienso. Es muy aconsejable que un jinete experimentado acompañe a los hombre que cargan con los sacos por lo que pueda pasar.





11 comentarios:

Costillares dijo...

un buen perro es también importante, vease la foto

Anónimo dijo...

Bua, los perros!, imprescindibles mano de obra en toda labor campera tratándose de ganado.

dealvaro dijo...

Vicente, ¿soy demasiado suspicaz al advertir cierta presencia de sangre albaserrada en el novillo de encaste Barcial de la foto de enmedio?

Sánchez-López dijo...

No eres suspicaz, amigo. ya está dicho que hubo cruce, y en ese novillo se nota bastante.

dealvaro dijo...

Jejeje, aun recuerdo a Victorinín decirme, de viva voz en una tertulia en Puerta Grande, que "ya no quedaba nada de ese cruce".

Rafa dijo...

No volveremos a insistir en lo del cruce pero sólo precisar que me da la impresión de que las fotos pertenecen a cercados distintos. La superior y la inferior son de los albaserradas y la del centro de los Monteviejo(en la que se ve a Cristo a caballo poniendo paz) Respecto al berrendo en cárdeno remendado, no necesariamente tiene que ser una reminiscencia de un posible cruce porque Barcial, sin ir más lejos, ha lidiado dos cárdenos luceros en Vic este año sin que haya ni gota de Albaserrada por sus venas. Saludos desde Tarragona.

dealvaro dijo...

Rafa, no solo es por lo cárdeno de la capa sino por características propias del fenotipo albaserrada como puede ser lo degollado de papada que es, además de escurrido de los cuartos traseros. No es Vega-Villar puro ni por asomo.

Costillares dijo...

alvaro a ti te dijo que no quedaba nada de ese cruce, a mi me dijo que en su casa no habían cruzado nada nunca, este invierno en Valdefuentes

dealvaro dijo...

Te lo puedo asegurar. Fue en una tertulia de hace 3 ó 4 años en el Puerta Grande. A mi pregunta de qué me podía decir del cruce respondió, como ya he comentado otras ocasiones, que no había salido nada bien (ver una corrida con el hierro de Monteviejo en uno de los veranos venteños) y que ya no quedaba nada.

Rafa dijo...

A mí también me comentó que el cruce no había salido bien y que lo habían dejado correr. Yo le creo cuando dice que no queda nada. Lo que vi en su día como resultado del cruce eran toros calzados pero completamente cárdenos -lo de Saltillo siempre se impone a todo lo demás-. Así eran los que saltaron a las Ventas aquel verano de hace unos cuatro años. Nunca vi un berrendo como el de la foto resultado del famoso cruce. Saludos.

dealvaro dijo...

Rafa, algún berrendo he visto yo fruto de ese cruce en otra corrida de Monteviejo. Cantaba más que un canario.