viernes, 16 de enero de 2009

LA CALIDAD SUPREMA: LOS "GALACHES"

Hace tiempo que escribí de Doña Caridad Cobaleda Marcos, y hoy, recuperando la serie de históricos ganaderos del campo bravo salmantino, voy a hablaros de uno de sus hijos. De sus tres vástagos, los tres ganaderos, sin duda, el que más fama alcanzó fue el primogénito, Francisco.
La familia Galache Cobaleda poseía dos encastes totalmente diferentes, primero se hicieron con la vacada de Félix Urcola y más tarde compraron a los herederos de José Encinas el ganado que estos poseían. Los tres hermanos mantuvieron ambas sangres, pero el que más lucho por los “patas blancas” fue Paco. Dicen que toreaba muy bien, y entre él y sus cuñados Luciano, Jesús y Habacuc tentaban las camadas enteras. Quizás que él se pusiera delante influía en el comportamiento de la ganadería.
En su juventud entabló una buena amistad con Manolete, se dice que anduvo en amores con su hermana Eusebia, y ambos toreaban durante todo el invierno en Hernandinos y Campocerrado. En uno de esos tentaderos se encontraron con una vaca que sería el pilar de la ganadería de Urcola: Trianera, madre de varios sementales que mejoraron, y mucho, la vacada.

Pero la verdadera historia de Francisco Galache de Hernandinos como ganadero no comienza hasta 1955, año en el que lidia en la corrida del Montepío de Toreros con Antonio Bienvenida como único espada y salta al ruedo venteño un soberbio astado llamado Lujurioso.
En la década de los sesenta los “galaches” se convierten en fijos en San Isidro, sobre todo en las actuaciones de El Viti y Paco Camino. Algunos de los astados que destacaron en aquella época fueron Lobatero, Pañero, Granicerote, Camillero, Colmenerón y Zancudón. Pero llegó una etapa en la que la falta de fuerzas era proporcional a la calidad de los “galaches” y estos fueron desapareciendo de las grandes ferias aunque en 1972 Saladillo salvó los muebles en Madrid. Pero ahí estaba Salamanca; tierra de toros, la cuna de Don Francisco, donde seguía lidiando grandiosas corridas. En 1979 el toro Galón recibió una póstima vuelta al ruedo y fue merecedor de todos los premios de la feria salmantina.
Los astados Barqueto y Pajarero resultaron ser los mejores de la temporada en Barcelona en los años 1980 y 1983, respectivamente. Al año siguiente Perillo recibió la vuelta al ruedo en Alicante. En 1988 Castaño sobresalió en un gran encierro en Burgos y la campaña siguiente resulto brillante: brava corrida en Salamanca, en la que destacó el berrendo Bravoso; un muy buen lote lidiado en Gijón; y tres soberbios toros en Zaragoza.
Entre 1990 y 1996 Don Francisco lidia ejemplares con una calidad excepcional en distintos cosos de España y Francia de los que se podrían destacar Juguetón, lidiado en Valencia en el 90; Braverón, jugado en Zaragoza en la misma temporada; Lunato y Lunarillo destacaron en Salamanca en 1994; y Gandeotito, Gandito y Gamberrillo sobresalieron en un magnifico encierro en Arles.
En 1997, a una avanzada edad, Don Francisco cae enfermo y la vacada se resiente también. Poco a poco el hierro de Hernandinos va desapareciendo del mapa taurino.
El 28 de Junio del 2000 muere, a los 89 años, Paco Galache y la ganadería pasa a manos de su esposa, Doña Encarnita Angoso Catalina, de la familia ganadera de “Villoria de Buenamadre”.


A la muerte de su viuda, unos años después, sus bienes se repartieron entre sus sobrinos. Los hijos de su hermano Salustiano, Francisco y Manuel Galache Calderón, se quedaron con Hernadinos y la mitad de la ganadería. A los hijos de su hermana Eusebia, Jose María y Caridad Cobaleda Galache, les correspondió la otra parte de la vacada y “Las Medias Fuentes”. El ganado que le tocó, mediante sorteo, a Jose Mari fue a parar a manos de Victorino Martín García, que sigue ilusionado con recuperar el encaste Vega-Villar. ¡Ojala lo consiga!, ¡cómo me gustaría ver una corrida de este encaste en Salamanca! Aunque hay mucho trabajo por delante, sé muy bien que buenos mimbres fueron a parar a “Monteviejo”. Si Don Francisco Galache viese esos toros que lucen el nuevo hierro de la familia Martín creería que serían suyos. Todo un canto a la belleza del toro de lidia. Y eso se lo debemos a él.

8 comentarios:

Civilón dijo...

Buen recuerdo a un gran ganadero del Campo Charro.
Victorino anduvo tan listo como siempre, de esta operacion puede sacar mas que lo de Barcial.

Albaserrada dijo...

Seguro, sobre todo de la rama encinas que es la que más le interesa.

ALATRISTE dijo...

Y seguramente a lo de BArcial le echará sementales de Galache de la rama encinas y nunca hará el cruce contrario(echar a lo de encinas Barcial) porque son primos hermanos pero barcial necesitaba un refresco genético de lo mismo.
Un cruce entre el ganado de Vega-Villar que llevaba como 70 años por separado.
El paleto es muy listo

ALATRISTE dijo...

LA foto es muy buena porque en la misma hay un encinas(el patablanca) y un urcola colorado

Anónimo dijo...

Soy un lector anónimo, que quiere seguir siéndolo y el otro día manifesté una opinión absolutamente respetuosa aunque personal. Me gustaría saber por qué no se ha publicado, no como un reproche, el blog es tuyo, sino por saber qué había en él de especial para que no pudiera ser compartido. Gracias.

Albaserrada dijo...

Pues amigo anónimo, me imagino a que comentario se refiere usted. Será el que no publiqué en la entrada sobre la novillada que Fernando Madrazo tiene para este año porque desde entonces no he rechazado un sólo comentario y ese, aunque a usted no le parezca, me pareció poco respetuoso y además, para mí, fue un golpe bajo. Así que no le extrañe que no publique comentarios que tienen malos sentimientos.
Un saludo.

Anónimo dijo...

No me refería a ese comentario, era referido al encaste Vega Villar de Paco Galache, debe tratarse entonces de un error informático.

Albaserrada dijo...

Entonces si que se deberá a un error, porque no he recibido ningún comentario en este post que no haya sido publicado.