viernes, 26 de enero de 2007

SEÑORA GANADERA.


Doña Caridad Cobaleda Marcos era la tercera de los hijos de Ignacio Cobaleda, aquel charro que junto a su hermano Bernabé compró en 1908 la ganadería de Carriquiri.
Se casó con José María Galache, dueño de la preciosa finca “Hernandinos”, sita en Villavieja de Yeltes. Pocos años más tarde deciden adquirir la ganadería de Urcola a Curro Molina y la ponen a nombre de Don José María.
En 1958 fallece el patriarca de la familia y los hijos van cogiendo las riendas de la ganadería. Un año después convencen a la madre – Doña Caridad- para comprar una vacada totalmente distinta a la que ya poseían. Adquieren los “vegavillares” del genial Pepe Encinas y estos patasblancas son anunciados como Señora Viuda de Galache. Muchos fueron los astados del hierro de Caridad Cobaleda que dieron grandes tardes de gloria a los diestros que los torearon, como por ejemplo Tintorero, Avellano, Comecoletas, Guarín, Cantarillo y Palomo que fueron lidiados el 9 de mayo de 1945 en Valencia por Manolete, Arruza y Parrita y los seis toros fueron desorejados por partida doble.
En 1953 los tres hijos de Doña Caridad dividen el ganado procedente de Urcola, quedando el hierro original en manos del menor de los hermanos: Salustiano. Para el primogénito, Francisco, fue la dehesa “Hernandinos” y creó un hierro. Eusebia también decide formar una ganadería.
A principios de los 70 nuestra protagonista cuenta con una avanzada edad y la familia decide deshacerse del hierro que se anuncia su nombre – que fue adquirido por Justo Nieto- pero los hijos se quedan con algunos lotes de vacas que traspasan a sus respectivos hierros. Paco es el que se queda con más vacas, ya que era el más enamorado de este encaste.
Doña Caridad Cobaleda Marcos fue hija, hermana, prima, sobrina, tía, suegra, esposa y, lo más importante, MADRE de grandes ganaderos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bonito leer esto despues del dia de hoy,sabado 27, donde he tenido el gusto de tentar becerras de esa procedencia "vega villar", y provenientes de lo que as relatado.
Se han tentado 5 becerras,una gironcita, otra berrenda en colorao, otra en negro, una negra y una cardenita salpicaita. Las de mejor nota la colorada y la cardenita.
Han tenido motor,fijeza,han humillado mucho y cada una a presentado distintos problemas.
Tambien he de decir, que hoy aqui en Murcia a caido mucha agua, y el ruedo estaba impracticable.
Pero a sido muy bonito,el comprobar que no solo becerras domecq ó nuñez pueden hacer divertir a la gente y a los toreros, Yo me apuntaria a todas las de este hierro si salen así.
Por cierto, 3 llevaban el hierro de Justo Nieto y dos de Galache.

Margo Channing dijo...

Mayora: Ummm, se me hace la boca agua sólo con la varieda de capas, una de las grandes desgracias de la Fiesta el eliminarlas

Sánchez-López dijo...

Sé Mayoral que este ganado es muy recuperable, porque donde hubo fuego cenizas quedan. Otra cosa muy distinta es que "interese" a los que manejan el cotarro ya que como tu bien dicen no son domecqs.
Querida Margo ,sabes que me a mí también me encanta la variedad de capas.