viernes, 26 de febrero de 2010

¿BRAVURA O BRAVUCONERÍA?


En el post sobre las declaraciones de Ricardo Gallardo, que trata de explicar que un toro que escarba no es necesariamente manso, hay un comentario que me interesa mucho.

En concreto el de Javier Hernández que dice: ¿acaso las peleas en el campo son síntoma de bravura?

Y en base a eso servidor pregunta: ¿no son los más revoltosos, los más gallitos, los más peleones, los que en los corrales de embarque se emplazan los toros que peor juego dan en la plaza?

14 comentarios:

Enrique Martín dijo...

Me parece muy oportuna esa diferencia entre bravura y bravuconería, puesto que hay muchas tardes en que el bravucón engaña a los tendidos, que creen estar viendo un toro bravo y no reparan en que se quiere ir del caballo, en que se duele en banderillas o en que está constantemente buscando las tablas, cuando no es la puerta de toriles directamente, pero ellos se recrean en su espejismo.
Un saludo

Civilón dijo...

Me parece muy buen apunte Enrique el que haces, el que la gente se olvida de matices importantisimos en el comportamiento del toro durante la lidia.
Como bien apunta Vicente un alto numero de animales que su comportamiento en los cercados y los corrales es guerrero por llamarlo de alguna forma no suelen tener un comportamiento bueno durante la lidia, no asi aquel que se le ve con andares parsimoniosos, la cabeza baja con expresion de nobleza.
El comportamiento en el campo suele marcar lo que luego va a hacer en la plaza en un porcentaje bastante alto de animales, para mi.

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Bien Enrique, apuntando lo que ocurre en la plaza. Perfecto Civilón, haciendo lo propio con lo que sucede en el campo. Y es que una cosa y la otra están estrechamente ligadas.
Un saludo para los dos.

raul dijo...

Que sabe Paco Gallardo de toros bravos? Nada, es un ladrillero con dinero, que no diferencia un eral de un utrero, y si le pones juntos una erala y un añojo, le cuesta trabajo distinguirlos.
Que va a saber este lo que es la bravura

Anónimo dijo...

nNo se llama Paco, se llama Ricardo y no es ladrillero, sino un empresario de los muebles. Digo yo que algo sabrá de criar toros si se juega 1500 millones en ello, Raúl. Otra cosa es que tu criterio, el mío, el de fulano o el citano sean diferentes.

JHC

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Calma señores, Raúl y JHC, que se van por los cerros de Úbeda. El señor Gallardo no es el tema del debate que pretendo. Ni si es mejor o peor ganadero, no sabe más o menos, ni a que se dedica... El tema es: ¿tiene que ver el comportamiento del toro en la plaza con el comportamiento en el campo? Y servidor cree que influye, y mucho.

Emilio J. dijo...

Vicente la verdad que aqui no tengo más que añadir, ya que por regla general los toros más guerrilleros en la plaza y en el embarque suelen ser menos bravos que los que son tranquilos y sosegados, pero claro, siempre hay excepciones.

Anónimo dijo...

Claro que influye. El toro que es un zascandil en el campo suele ser un animal desconfiado, arisco en el manejo, manoseado y engañado por los caballos de sus ciudadores en muchas ocasiones. Por lo tanto, no se trata de un animal con un instinto de ataque, sino de defensa.

Perdona Vicente, tal vez el tono de mi mensaje anterior fue arisco, porque tampoco creo que se deba faltar al respeto a alguien que se juega sus dólares por criar toros de lidia.

El debate es profundo, porque cabría cuestionarse hasta la definición de la palabra bravura ¿existe?. Creo que la bravura como tal es una ilusión, una palabra que sirve para que cada uno aglutine un montón de matices que observa en un toro (agresividad, ímpetu...). También creo que cuanto más limitemos nuestro vocabulario para definir a un toro más limitamos sus condiciones por lo que definir a un toro con el solo adjetivo de bravo resultaría escaso... En fin, que me pierdo.

Siento el ladrillazo.

JHC

Anónimo dijo...

Solo decir que en cierto pueblo se celebra una fiesta bastante polemica. El toro lo llevan al pueblo 15 dias antes para que la gente lo vea, este tranquilo de viajes,.... un año, en el prado y corrales donde se encierran, uno de ellos empezo a escarbar y preparo uno hoyos, que riete tu de los crateres de la luna. Pues bien, a sido uno de los peores Toros de la Vega (vaya, ya he dicho donde es) que he visto en cuanto a comportamiento en los encierros y lidia, por lo que hacen en campo digo yo que tiene que ver.
Tambienrecuerdo un toro que era de los denominados maricones, parecia que todo bicho le dominaba de noble que era. Vaya toro bueno que fue en la plaza.
Si vas a un cercado a elegir un toro, haz como para elegir perro. Ese que levanta la cara, bufa, escarba,... al matadero directo. El que huye, se va para atras,...que siga al anterior. Ese que segun llegas te mira, te ve y acto seguido sigue con lo que estaba, pero siempre teniendote vigilado, que cuando das un paso hacia donde lo le gusta te mira y avisa, ese es el bueno.

Galucho dijo...

los que estan a su bola como idos y haciendo poco caso cuidado con ellos, otros parece que se comen todo y luego en el ruedo son unos cagones.En cierta ocasion habia en los corrales madrileños un toro que a todos nos daba pena, parecia acojonado, luego salio al ruedo y fue el mejor.y quien sabe?

malhos dijo...

Hola Vicente hoy me he alegrado mucho de la concesión de la medalla a Esplá por merecida y por concedersela a un amigo nuestro.
Sabes quien soy? intenta descifrar el nombre y lo sabras.

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Se de sobre quien es usted, Malhos, y me alegra verle por estos cercados.
A ver si puedo escaparme que tenemos comida pendiente... Un fuerte abrazo.

P.D.- Y me alegra mucho, al igual que a usted, lo de la medalla.

Trincherilla dijo...

Creo que hay que distinguir entre el toro bravo y el toro pegón, jaque, mandón, que no tiene por qué comportarse como un toro bravo. Un toro mandón es un toro dominador que asume junto al resto de la manada el nivel jerárquico del grupo. El Campo Charro está repleto de historias de toros criados a biberón, humanizados por estar en mayor medida en contacto con el hombre, temerosos y asustadizos con el resto de toros de la manada, y bravos, muy bravos en la plaza. Te puedo contar como historia reciente la de Pitito –es curioso la cantidad de toros de encante Atanasio que se han bautizado con este nombre-, un toro de Nicolás Fraile, lidiado el día 2 de junio de 2008 por Uceda Leal. Este toro, junto a sus hermanos de camada, estaba apartado en un cercado, pero, por su carácter afable, pasaba solo los días, puesto que los 7 u 8 todos reseñados, pegones, le retaban continuamente. Llegado el día de la corrida, Pitito salió en primer lugar y Uceda fue incapaz de ver la bravura y nobleza del animal. Por el contrario, el resto de toros fueron mansos de solemnidad, mientras que en el campo eran desafiantes. Una cosa es el poder y otra cosa muy distinta, la bravura.

Oscar dijo...

Sin entender demasiado de estas cosas, a mi hay algo que me parece de sentido común.

El caracter y la personalidad de todo ser vivo, tiene que reflejarse en todos los aspectos de su vida. Por ejemplo, el comportamiento de un futbolista en su vida privada tiene su reflejo en el cesped.

Si esto es así en los humanos, animales dotados con capacidad de razocinio ¿como no va a suceder con el resto de seres vivos -toros, caballos, perros, etc?

Es decir, si a una persona le resulta muchas veces dificil disimular su caracter o sus autenticos sentimientos ¿como van a disimularlos animales que no conocen siquiera el concepto de engaño, disimulo o hipocresía?

Si la conclusión es que el caracter del animal se debe reflejar en todas las circunstancias de la vida, se tendrá que reflejar en su comportamiento en el campo, en su comportamiento en el embarque y en su comportamiento en la plaza, sea cual se ese reflejo y, por tanto, el comportamiento del toro en el campo debe guardar algún tipo de relación con su comportamiento en la plaza.