viernes, 8 de febrero de 2008

GANADUROS

Ya sabíamos que Sevilla es “territorio Domecq”, que José Tomás iba a “dar la cara” en plazas de importancia lo menos posible, que quién tiene padrino se sigue bautizando y que toreros que ponen en el ruedo sangre, sudor y lágrimas no ven su esfuerzo reflejado en las Ferias. Vamos, que por mucho que digan, y hasta hagan creer, que todo está mejor que nunca, la vida sigue igual… Los que tienen poder cada vez son más fuertes.
Ahí están los carteles de Valencia, Castellón, Olivenza y Sevilla. Mismos perros con distinto collar. Bien diferente es la feria de Arles en la que se combinan Samuel Flores, Gallon, Garcigrande, Antonio Palla, Adelaida Rodríguez, Carmen Lorenzo y Miura. Al menos se verá algo más de variedad. No empalagan con dos o tres de Juan Pedro, o con Fuente Ymbro que estará en las ferias levantinas hasta en la sopa.
Parece que los toros de Núñez del Cuvillo entran en el pack José Tomás y que en las corridas de Carmen Lorenzo e hijos irá “El Capea”, y lo hará como torero no como ganadero. Como Ponce quiere pasar un año tranquilo se apunta a casi todas las de Juan Pedro.
Por eso hay una cosa que cada vez me da miedo, la Unión de Criadores de Toros de Lidia. No sé porque no cambian el nombre y se llaman de otro modo, porque lo que se dice unidos, muy unidos, no están los ganaderos. Zancadillas, competencia desleal, trucos, falsificaciones y compadreos para vender gatos por liebres y si pueden “joder” al compañero, mejor. ¡Qué se quede con sus toros en el campo que los míos son mejores y más baratos!
Hay ganaderos que honran su profesión y a sus antepasados, otros son capaces de vender su alma al diablo por vender su camada entera. Miedo me da.

3 comentarios:

betialai dijo...

No sé si podías haberlo dicho más alto. Más claro, seguro que imposible.

Ghosty dijo...

Amén a todo lo dicho en el post, Vicente.

Rafa dijo...

Y con la competencia ganadera que hay, mucho peor. Hay ganaderos de nuevo cuño que regalan sus toros para salir en los carteles. Menos mal que los aficionados levantinos a los correbous se encargan de comprar muchos ejemplares para sus espectáculos porque si no, la ruina es total si no eres de las diez o doce ganaderías que van repitiendo en las grandes ferias. Saludos desde Tarragona.