martes, 21 de noviembre de 2006

ADIÓS QUERIDO PACO.

Desgracidamente no tuve la suerte de verte torear, pero si que tengo amigos que me hablan maravillas de tu personalísima forma de interpretar el toreo. Dicen que eras el torero castellano más sevillano de todos.
Me permito el lujo de tutearte, porque sé que además de buen torero eras una grandísima persona. Apenas cruzamos palabra un par de veces, pero me dejaste impresionado por la ilusión que tenías depositada en tu hijo Miguel. Ójala la suerte que te faltó a tí, le acompañe a él.
Esa tarde de tu alternativa en La Glorieta en la que desorejaste a Galgote- de Francisco Galache Cobaleda- y cortaste las orejas del sexto toro, ilusionaste a muchos salmantinos. Pero un accidente el 19 de Marzo de 1974 te dejó fuera de los toros, no volviste a torear. Has estado lidiando con esa puta enfermedad como un torero de los buenos, pero desgraciadamente anoche te ganó la partida. Cuando me lo dijeron sentí un puntazo en el corazón porque aunque no te conociera en profundidad, sé que otro gran torero se nos ha ido. Descanse en paz Don Francisco Pallarés Colmenero.

3 comentarios:

Margo Chaning dijo...

Paco, extraordinario torero y mejor persona, amigo del alma al que jamás olvidaré.

Jon dijo...

Yo tampoco le vi torear nada, pero es de mi pueblo y siempre me han contado que era un pedazo de torero y una excelente persona. Lo único que le faltó fue la suerte, como a otros muchos.
Descanse en paz.

Anónimo dijo...

Gran torero y gran persona. Puta mala suerte que se ceba con los toreros salmantinos. Primero Pallarés, luego Juan José y finalmente Julio Robles.