lunes, 28 de julio de 2008

VOLVAMOS A EXIGIR


Aunque reniegues mil veces de los toros, después de jurar hasta en arameo que no vuelves a la plaza, a pesar de discutir con muchas personas que no te entienden ni quieren hacerlo, tras ver pitones sangrar y astados tambalearse, siempre vas con ilusión a ver una corrida porque en el fondo tienes la ilusión de que puede aparecer la luz y ver algo interesante. ¿Y si un toro embiste? ¿Y si el torero en el que menos crees viene con intenciones de torear de verdad? Es cierto eso de que “donde menos te espera salta la liebre”, pero desgraciadamente cada vez hay menos caza y las liebres comienzan a escasear.
Ahora te venden un producto que ya sabes que está corrompido -el toro- y la gente va a la plaza sabiendo que eso forma parte del espectáculo actual, por eso no se protesta como se debe, porque esta sociedad tan confirmista y falta de valores va a la plaza para aplaudir, no a protestar. El día que la gente se portase como es debido, cuando el público vuelva a exigir unánimemente la verdad que le falta al toro, la fiesta recuperaría todo su valor.
Y ojalá ese día esté cerca, de lo contrario quizás sea demasiado tarde.

3 comentarios:

javier dijo...

Eso es lo peor , la resignación o el regocijo del público ante el fraude. Ese "siempre ha sido así" o ese "¿Qué mas da si lo importante es pasarlo bien?
un abrazo

Anónimo dijo...

Sin ánimo de ofender, sino para que la forma de tus escritos sea tan rotunda como su fondo, el "a" preposición va sin "h", que sería un verbo. No es necesario que publiques este comentario.
Atemtamente un lector anónimo.

Sánchez-López dijo...

Gracias anónimo por la corrección, se agradece.