viernes, 20 de noviembre de 2009

MÁS SOBRE LAS FUNDAS

"Esta moda o novedad la crea Ricardo Gallardo en la ganaderia de Fuente Ymbro, siendo la ganaderia con más fracturas de pitón durante la lidia.


El veterinario Dr. D. Francisco Javier Jiménez Blanco piensa que el enfundado, es una manipulación artificial y por lo tanto es un fraude, donde hay muchas irregularidades, que hay reglamentar esta practica que esta de moda en la cabaña brava, y que haya un modelo regulado de enfundado. Los toreros están empezando a poner problemas con el enfundado, ya que a muchos toros se les llega a poner hasta tres veces fundas por perdida y renovación, el toro tiene un gran disco duro y se acuerda de todo, mueco, manejo, colocación de fundas y coge mucho sentido que se aprecia en la plaza durante su lidia".



5 comentarios:

Civilón dijo...

Nunca me ha gustado este invento, para mi es una manipulacion del animal, con lo cual ya no se cumple esa integridad que se tiene que garantizar.
Los veterinarios lo dicen mas pitones rotos, problemas de dureza, cornadas internas y comportamiento irregular durante la lidia.
!!!!Fundas NO¡¡¡¡¡

Anónimo dijo...

Ese señor no tiene ni puta idea del tema, dudo mucho que sea Dr., parece mas un charlatan del tres al cuarto

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

¡Ya estamos con los anónimos levantandose en armas! A ver está muy bien que no esté usted de acuerdo con el veterinario pero estaría perfecto que nos explicase los beneficios de las fundas... Espero su respuesta.

Xavier González Fisher dijo...

Yo no soy experto en estas cosas, pero tengo la idea de que esas fundas no son herméticas y al entrar humedad entre la funda y el asta, dadas las condiciones de encierro y oscuridad, se pueden generar enfermedades por hongos (micosis); se retrasa el endurecimiento natural del asta, etc.

Quizás las fundas impidan que las puntas se deterioren, pero a la larga, me da la impresión que afectan "el todo"...

Saludos desde Aguascalientes, México.

Oscar dijo...

A mi no mes gusta ser dogmático en mis opiniones, exceptuando los 4 o 5 principios innegociables que siempre han de haber, por lo que no voy a manifestar un NO rotundo a esta práctica. Sin embargo si creo que deben tomarse en cuenta algunas consideraciones:

1. Dada la controversia que levanta el enfundado de los pitones, debería hacerse un estudio independiente de los pros y contras de esta prática y, llegado el caso, debería regularse la misma.

2. Creo que podemos estar casi todos de acuerdo (habrá quien incluso de esto discrepe) que lo ideal, para llegar a un producto en estado puro, es "tocar" lo mínimo a los toros. El toro ideal, desde este punto de vista, sería aquel nacido en estado completamente salvaje y que el torero se desplazase a su hábitat natural y allí lo lidiase (una utopía,vamos). Esta utopía no es posible, claro está, y los toros requieren un manejo que, en el último siglo, se ha visto muy incrementado (controles sanitarios en la finca, traslados a la plaza en camiones y no a pie, mil reconocimientos tanto en la finca como en la plaza, etc). ¿Merece realmente la pena introducir al menos dos y con frecuencia más manipulaciones de los toros siendo además estas tremendamente intrusivas (anestesias, muecos, inmovilizaciones)?

Sinceramente, como ya he dicho en otras ocasiones, entiendo poco de estas cosas, pero a mi me parece una manipulación excesiva de los animales que finalmente se va a notar durante la lídia.