lunes, 8 de enero de 2007

LO QUE SE APRENDE EN UN HERRADERO.


Algunos de los machos .

Demostrando bravura.

El ganadero al mando.

Hierros preparados...


Decía Julián Escudero, el veterinario de la Asociación, que en ningún sitio como en el Berrocal salían los becerros haciendo tantas cosa de bravo y el viernes en Campocerrado muchas fueron las hembras, algún macho también pero había pocos, que se tragaban los berridos y que salían del cajón de herrar rematando contra todo lo que encontran a su paso. Hubo una que se las apañó para meterse entre las traviesas y liarse a darle golpes a la fragua de calentar los hierros y a la bombona de butano hasta que rompió la goma del gas. Reparado el destrozo se siguió herrando a los machos y según iban entrando Julián comentaba cosas como: " Ese sí que tiene cara de lo de Alfonso...", "ese menos..." o "me encanta como ha salido aquel". Y resulta que ese aquel, era TEJEDOR, el añojo que apunto estuvo de revolcarme por querer meterlos yo solo en los chiqueros.

P.D.- Más fotos en http://www.flickr.com/photos/89454946@N00/tags/herraderoenelgustal/

2 comentarios:

kaparra dijo...

una pregunta.¿Entonces la ganaderia del maestro Navalon ,no se fue hacer puñetas?

Sánchez-López dijo...

Fernando Madrazo Arranz le compró hace casi diez años unas vacas y con ellas está intentando recuperar el encaste que creó Don Manuel Arranz, su abuelo. Por eso aunque lo de Alfonso esté en manos equivocadas y sin tener futuro ninguno, al menos algo no está perdido.