miércoles, 25 de octubre de 2006

ARRANZ, POR MUCHAS RAZONES: EL MEJOR.

Me parece mentira que este SEÑOR, con todas las letras, sea uno de los grandes olvidados en el libro que la “Unión” de Criadores editó el año pasado con motivo de su centenario en la sección dedicada a los grandes ganaderos del siglo XX. Tampoco me explico como en la mayoría de libros donde se trata el origen de las ganaderías se dice que Don Manuel adquirió vacas a Antonio Pérez con el hierro de Montalvo , cuando la verdad es que una parte de la ganadería de los herederos de Vicente Martínez la compraron ambos, quedando el hierro para la esposa del ganadero de San Fernando y sorteando las hembras en dos lotes. La parte de Arranz nunca pisó la finca de Pérez Tabernero.
La vida fue muy injusta con él, y creo que la historia también lo está siendo.
Casado en primeras nupcias con Juana Cobaleda, cuando decidió dedicarse al mundo del toro bravo no quiso saber nada del ganado que tenía cerca y a las vacas de Martínez que llevó hasta Campocerrado les echó en 1926 un semental del Conde de la Corte, Abejorro nº26, que le costó 15.000 pesetas y muchos disgustos. No salió nada bien el cruce y entonces llegó la mano amiga de Don Graciliano. Filibustero, en dos años, fijó los caracteres que más tarde continuaron transmitiendo sus hijos Regato y Ricopelo. Unos años más tarde, cuando ya las bases estaban consolidadas, padrearon también dos sementales de A.P. . La ganadería empezaba a funcionar y la bravura afloraba en todos los ruedos españoles, franceses y americanos en los que se lidiaban “arranes”, pero la vida seguía privando a Don Manuel de la felicidad completa y muy pronto se quedó viudo. Años más tarde volvió a contraer matrimonio con una guapa andaluza, comenzó a disfrutar de nuevo de los éxitos ganaderos y siguió trabajando para mantener lo que le había tanto costado conseguir.
Hablar de toros famosos de este hierro sería costoso. Habría que nombrar decenas y decenas de reses ovacionadas y merecedoras de vuelta al ruedo, cuando este último premio era muy excepcional. Muchos novillos y toros de bandera lidiados en los años 40 y 50 hicieron que Don Manuel estuviese orgulloso de su obra, el aficionado le respetaba. Pero otra vez surgieron problemas: los toreros. La fogosidad no era bien vista por los del traje de luces, y hubo que rebajarla pero intentando no perder ese fondo esencial. Y nuevamente se consiguió conjugar en la justa proporción la nobleza con la bravura.
Pero esa etapa en la que las figuras se apuntaban a lo de Arranz, no la llegó a conocer entera Don Manuel. En 1967 murió el mejor ganadero, para mí, que ha tenido Salamanca. Supo conjugar distintas sangres creando un encaste único, definido en tipo y comportamiento. Hizo gozar al público y aunque se “adaptara” a los toreros cuando hubo que hacerlo, nunca dejó de fallar al aficionado.
Sus herederos vendieron la vacada años más tarde a Ramón Sánchez que las trasladó a Córdoba después de tener un tiempo arrendado “Llen” y “Campocerrado”. El hijo del criador salmantino-cordobés del mismo nombre sigue con la ganadería, pero apenas lidia. Los dos únicos románticos que acudieron al rescate de este encaste a tierras de Medina Zahara fueron Alfonso Navalón Grande y Fernando Madrazo Arranz, nieto de Don Manuel .
No quería extenderme tanto porque sé que se puede hacer muy pesado, pero cuando se habla de Arranz todo es poco. Para eso fue EL MEJOR.

13 comentarios:

MargoChaning dijo...

Asílo entiendo yo tambien, el mejor, no le conocí pero le tengo como a un personaje de culto.

Rosa J.C. dijo...

Tú sí que eres el mejor, Vic. Se te echó en falta en el museo esta noche.

Sánchez-López dijo...

Ayer no estaba pasando por mi mejor día la verdad. Me fastidió mucho no acompañaros, pero la soledad a veces es la mejor compañera. Se os quiere.

Margo Chaning dijo...

Igual digo.

Margo Chaning dijo...

Vicente, algunas veces me habló Alonso del toro "Oropéndolo".Ignoro todo sobre él. ¿Tú sabes algo referente al mismo?

Margo Chaning dijo...

En vez de Alonso, quería decir Alfonso: Alfonso Navalón.

Margo Chaning dijo...

Gracias, Vic, me aclaras muchas cosas. Efectivamente escuche muchas veces a Alfono hablarme de ese tor que, al parecer, existió y fue un ejemplar que dejó, aunque fuera entre dos locos, el rastro de una animal bravo. Beos, y gracias.

Margo Chaning dijo...

Perdón porla ortografía, es que estoy atacada.

Salvador Giménez dijo...

¿Se recuperaran los arranes?

http://cordobataurina.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Creo que en el post, aunque muy bueno, falta mencionar –por no hablar de lo que hizo por la ganadería– a Manolo Arranz Poole.

Sánchez-López dijo...

Me gustaría me informases- si puede ser- de esa etapa tan bonita y de la que tampoco se sabe. desgraciadamente a Manolo hijo no tengo el gusto de conocerlo.

Anónimo dijo...

Es fácil de localizar, en la guía telefónica de Salamanca -Calvarrasa de Abajo, donde se encuentra Andrés Bueno–!! Tiene anécdotas, fotografías y demás realmente interesantes!!!!

Elena dijo...

Buscando información sobre los Arranz como familia, no como ganaderos, he topado con este post y la verda se ma ha inchado el pecho de orgullo. Me llamo Elena Madrazo y soy visnieta de Don Manolo Arranz, y sobrina y ahijada de Fernando Madrazo.
de verdad que me ha ilusionado muchisimo saber que se le aprecia tantisimo ya que la información sobre ello como bien decis es escasa. muchas gracias, me habeis alegrado el día.
Saludos