lunes, 21 de mayo de 2007

LA YERBABUENA SE MARCHITA

Parece que la rama Pedrajas de la que tanto presumía la desaparecida Rocío Jurado va camino de quedar relegada a un oscuro rincón viendo los novillos que ha lidiado hoy en Las Ventas su viudo, Ortega Cano. Por tipo, hechuras y comportamiento han sido domecq cuatro y sólo dos, cuarto y quinto, parecían pedrajas pero han hecho cosas propias de los domecqsticados. Los seis han manseado mucho y a todos les ha faltado casta. Oyendo las tonterías del Trío Calavera se te queda cara de tonto. Que forma de confundir a la gente diciendo cosas que no son ciertas, es más sabiendo que son trampas las tapan y defienden.
Los novilleros la verdad que no han estado. Uno por nervios y prisas, otro porque se las sabe todas y el último simplemente porque no estaba para estar en Las Ventas han protagonizado una novillada junto a los flojos yerbabuenas de las que no hacen afición.
Y sigo preguntándome por qué el callejón está lleno de gente que nada pinta ahí y como estos días llegan las figuras seguro que se pone a reventar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vicente, a mi manera de ver, los seis eran de orejas, chochones, pero que a cualquier novillero de los años sesenta, con hambre, no se le van.
Margo Channing

Sánchez-López dijo...

De acuerdo que podían haber cortado orejas varias, pero los novillos en nada se parecían a los de hace unos años que llevaban ese mismo hierro.