lunes, 14 de mayo de 2007

¡VAYA REGALOS!

En la tarde de ayer me fijé con más detenimiento en los cuatro toros de Escolar, por la noche puede ver también el juego que dieron los de Ignacio Huelva.
Ayer nadie se aburrió en Las Ventas, y muchos, por supuesto toreros, seguro que pasaron mal trago. Los albaserradas embestían al capote con las manos, con codicia pero sin entrega. Desde el principio se quedaban cortos y en el caballo el primero, que era una sardina, cumplió sin más, el segundo recibió tres fuertes puyazos dejándose pegar y los dos siguientes cantaron la gallina rápido. Correosos, duros, difíciles y con un sentido tremendo, varios terminaron rajándose descaradamente. No sé como llamar lo que vi en esos toros, pero CASTA no puede ser. Genio y mala hostia sí. La casta es lo que hace que un toro se crezca en el castigo no que se defienda y meta arreones de manso.
Los que llevaban el hierro de Hernández Plá parece que se contagiaron en chiqueros de la mala leche de los escolares. El quinto si que pareció bravo en el caballo, aunque había que haberle visto otra vez, pero en la muleta se quedó demasiado pronto. Desarrolló una barbaridad. El último, que por nombre puede ser de la reata del gran Capitán, resultó un manso de libro en los primeros tercios para llegar en la muleta más potable que los demás. Robleño estuvo valiente y no hizo méritos para cortar una oreja, pero la petición fue mayor que la del día anterior. A ver si los mulilleros se dan la misma prisa todos los días y los presidentes tratan de unificar un poco sus decisiones.

7 comentarios:

david dijo...

Yo si le hubiera dado una oreja a Robleño.Sacó una faena en vez de esquivar las embestidas,con los pitones en la cara,ademas de luchar contra el viento y matarlo de estoconazo.

Anónimo dijo...

Sin haber leido tu post, coincido en todo contigo referente a lo de Escolar, lo he expresado en el blog de Betialai has unos minutos. No entiendo lo que entienden lo demás por casta, que quieres que te diga, Vicente, tío.

Margo Channing

Sánchez-López dijo...

Yo tampoco Margo, yo tampoco.

Anónimo dijo...

Luego, aparentemente, salvo discusión pendiente, de acuerdo, ¿no?
Margo Channing

Raboso dijo...

Casta no es genio.

Sánchez-López dijo...

Y los del otro día no tenían más que genio.De casta nada.

Anónimo dijo...

Raboso y Vicente: Así fue a mi manera de ver. Pero algunos aficionados, muy respetables, confunden una cosa con otra. Yo tengo un "primico" que tiene mucho genio y sin embargo es manso de libro. Vamos, que carece de la mínima casta para arrancarse en cuanto le pisan con recochineo el pie.
Margo Channing