martes, 12 de mayo de 2009

UN PAR DE PREGUNTAS A JUAN PEDRO DOMECQ Y DÍEZ

- ¿Tiene sus riesgos buscar excvlusivamente la docilidad a expensas de la codicia?
- Puede terminar con la casta y derrumbar la vacada en la mansedumbre. ¡Y qué difícil es subirle la casta a las ganaderías que se quedan sin ella!
- ¿Cuál es su opinión a tal respecto?
- Es preferible que salga de cuando en cuando un toro con sobra de genio que, por huir de él, quedarse sin casta.



P.D.- Extraídas de una entrevista que Manolo Liaño le hizo al ganadero jerezano en 1958 y publicada en El Ruedo.

4 comentarios:

Civilón dijo...

Pues que se aplique el cuento, que gracias a su "toro artista" asi esta la mayoria de la cabaña brava.

SANCHEZ-LOPEZ dijo...

Él no fue el creador del toro artista, ese "éxito" es de su hijo Juan Pedro Domecq Solís.

Civilón dijo...

Perdon es que es oir o ver JP Domé y me entra un no se que no me puedo aguantar.

Anónimo dijo...

¡Qué pena que se hay olvidado de la filosofía de su padre que sí era un GANADERO DE BRAVO!...y nos arrastre con su "filosofía de mercadillo" al desastre a la cabaña brava y por ende a la Fiesta de los Toros...y encima ahora nos cuenta por escrito su "magia ganaduros". ¡qué desfachatez!
Pgmacias